lunes, 11 de enero de 2010

Carnavales origen


El origen del carnaval


El carnaval es una fiesta que se realiza en el mes de febrero, durante los tres días que preceden al miércoles de ceniza, día en el que los católicos inician un período de ayuno que consiste, principalmente, en abstenerse de comer carne. 
Durante estos días se llevan a cabo, entre otros festejos, bailes, mascaradas y comparsas. El antecedente histórico del carnaval son las saturnalias romanas, fiestas en honor del dios Saturno que se realizaban, también, en el mes de febrero y tenían una duración de siete días, en los cuales se cerraban los tribunales y las escuelas públicas, no se reunía el Senado, se suspendía cualquier tipo de lucha y no se podía declarar la guerra. Se trataba, sobre todo, de una festividad para los esclavos y, por esta razón, se les permitía divertirse a costa de los defectos de sus amos, es decir, burlarse de ellos sin ser castigados; además, podían utilizar las mejores ropas de aquellos y comer en su compañía en los banquetes que se ofrecían en honor del dios. Gracias a esta festividad reinaban por todas partes el placer y la alegría e, incluso, se toleraban los juegos de azar. En muchas ocasiones el bullicio reinante daba lugar a toda clase de excesos y de orgías. 
La palabra carnaval tiene su origen en el italiano carnevale, proveniente, a su vez, del italiano antiguo carnelevare, y éste del latín medieval carnelevamen, formado del sustantivo caro, carnis: "carne" y el verbo levare: "levantar", "quitar". Este término del latín medieval literalmente significa: "carnes que han de ser quitadas"; esta palabra es utilizada más ampliamente, puede aplicarse a los diferentes días en que los católicos deben abstenerse de comer carne. 
Otras dos palabras muy relacionadas con carnaval, pero en su sentido de fiesta popular, son las siguientes: 
Máscara, proveniente, probablemente, del árabe masjara: "bufón", "payaso" y, a partir del maquillaje empleado por estos personajes, "máscara". Es interesante observar que la palabra latina que se usaba para referirse a una máscara y, en particular a la máscara de los actores, es persona; a partir de este uso, por extensión, pasó a designar a cualquier ser humano. Y, finalmente, la palabra bullicio, que es una derivación del sustantivo latino tardío bullitio: "burbujeo", proveniente, a su vez, del verbo latino bullire: "burbujear", "hervir", del que llegó al español el verbo ebullir. El origen de bullicio hace referencia, probablemente, al movimiento exagerado y al ruido producido por una multitud amontonada en un lugar, los cuales son comparables con el movimiento y el ruido producidos por un líquido al hervir. 

Autor: Ma. de Lourdes Santiago Martínez 



DATOS CURIOSOS:

El Carnaval es una fiesta de origen pagano romano. Después se relacionó con la cuaresma de la religión cristiana, y adoptó variantes particulares a cada país, con los aportes de los ritos y creencias indígenas americanos, así como de los africanos. La fiesta pagana concluye con el Mardi Gras y al día siguiente, miércoles de Cenizas, comienza la cuaresma, el período de 40 días que precede a la Pascua. 

En esas casi siete semanas, en la Europa medieval, el ayuno era riguroso, ya que la Iglesia instaba a consumir únicamente legumbres y pescados, surgió la palabra carnaval, del genovés carnevalare, que significaba "quitar la carne". 

El Carnaval es la fiesta de cuatro continentes, pues Asia es la excepción. 

En el Tirol el primer jueves de cuaresma se traía un leño en procesión. En Suiza era en la víspera de Navidad, Año Nuevo y Carnaval. 

En Bohemia el martes de carnaval se juzgaba y decapitaba al rey de Mayo -representando el poder fertilizante de la muerte- (Momo), pues lleva un largo cuello compuesto por varios sombreros superpuestos. En Pilsen, Bohemia, el rey se presentaba vestido de hierbas y flores, y tras el proceso podía huir a caballo; si no era agarrado podía seguir siendo rey un año más; de lo contrario se le cortaba la cabeza. También en Europa se celebraba el poder fertilizante de la muerte fabricando los niños un muñeco de paja y ramas, que arrojaban a pozo o lago, o lo quemaban. 

Una de las más interesantes artesanías, es la que se ocupa de la realización de máscaras para cada carnaval. 

El carnaval de Río de Janeiro no sólo es el más famoso y sino también el más desenfrenado. Esta gran fiesta carioca plantea al gobierno brasileño las dificultades propias de los excesos y la permisividad. Para frenar la diseminación del sida y reforzar la lucha contra el turismo sexual infantil, el Ministerio de la Salud lanzó la campaña "Vístase, use siempre condón", que previó la entrega de más de 11 millones de preservativos en Río de Janeiro, Salvador y Recife durante el carnaval. 

En Uruguay, la noche de las Llamadas congrega a comparsas de negros y lubolos (blancos caracterizados como negros) que desfilan al compás de los tamboriles y los ritmos del candombe afro-uruguayo. Además, se lleva a cabo en el Teatro de Verano de Montevideo, un concurso donde unas 60 agrupaciones compiten en distintas categorías -murgas, parodistas y lubolos, entre otros- con espectáculos humorísticos y musicales, de tipo teatral. 

El dios Momo se presenta de varias maneras, a veces simplemente un muñeco para quemar en la última noche, otras veces verde para unos, rojo para otros, pero en mayoría regordete, grotesco y burlón. Momo es celebrado en muchos lugares, pero en especial en Uruguay, en Panamá, en Barranquilla, en Niza. 

En Panamá, además de rendirle culto a Momo, realizan el "entierro de la sardina" y el festejo de Las Tablas,al suroeste del país, donde los pobladores se dividen en dos grupos organizados "calle arriba" y "calle abajo" para concursar con música, trajes, carros alegóricos y reinas. 

En Rio de Janeiro, una sola escola de samba puede incluir entre 3.000 y 5.000 bailarines que ensayan durante meses, preparándose para el Carnaval. En los trajes trabajan decenas de costureras. Los compositores presentan más de 50 partituras, y además laboran técnicos, mecánicos, artesanos y un sinnúmero de colaboradores. 

En ciertos lugares el desenfreno es tanto durante el carnaval, que las crónicas resultan espeluznantes. Por ejemplo, el carnaval 2004 dejó un saldo de 121 muertos en Brasil, 61 en Ecuador, 36 en Venezuela, 30 en Bolivia, 20 en Panamá... 
En la época de la Patria Nueva, en Chile, se prohibió esta celebración. 

En Bogotá (Colombia) celebran un carnaval, coincidiendo con el 16 de agosto, fecha de la fundación de la ciudad capital. 

En Holanda, en las provincias católicas del sur, como Brabante Septentrional y Limburgo, también se celebra el carnaval. 

En Colonia y Múnich, entre otras ciudades alemanas, se realizan celebraciones de carnaval, con desfiles y bolas decoradas, las que en el sur del país llaman fasching. 

En España, hay diversas formas de celebrar el carnaval, según la región. En Valencia, en la localidad de Villar del Arzobispo, se realiza uno de los carnavales populares más característicos; pues en éste, se lleva a cabo el Entierro de la "Morca" (Morcilla), como símbolo de uno de los significados cristianos de la fiesta del carnaval como es el fin de poder comer carne. 

El carnaval llegó rápidamente a las tierras americanas unido a la religión católica. Hernán Cortés tomó recaudos para su celebración en México. 

El carnaval existe porque existe la cuaresma y la Semana Santa con la Pascua de Resurrección. Tiene su origen en el cristianismo. Si bien los antecedentes fueron las fiestas paganas como las saturnales y bacanales, nace como Carnaval en el período previo al Miércoles de Ceniza. También se debe destacar que en las celebraciones actuales, espectaculares, en ocasiones se está invadiendo el período cuaresmal

http://www.encarnaval.com




Un ritual carnavalesco para la Pachamama
Las festividades en las ciudades peruanas agradecen los dones de los suelos por las cosechas. Puno y Cajamarca son los dos puntos que encabezan las celebraciones.... 
Las vivencias del mundo andino y las tradiciones de la costa y de la selva se entremezclan con la tradición carnavalera europea en Perú, dando como resultado una mágica fiesta en la que la naturaleza y la espiritualidad de los pueblos originarios adquieren expresión y color. 
En el país del Machu Picchu, el Carnaval es una mixtura entre la celebración por la cosecha recogida y el agradecimiento a la tierra o Pachamama por los frutos que nuestro suelo nos brinda. Bailar, brindar y celebrar es lo que caracteriza a todas las fiestas carnavalescas en las distintas ciudades que lo festejan, entre los cuales se destacan las celebraciones en Puno y Cajamarca.



Cajamarca 
Cajamarca es la Capital del Carnaval Peruano. Este año celebrará sus carnavales entre el 13 y el 15 de febrero. Allí el color toma por asalto las calles. Nadie se salva de un baldazo de agua, de los tintes y un buen trago de chicha de jora. 
Los lugareños salen a las calles, guitarra en mano, y visitan a su vecino para cantarle alguna ingeniosa copla, ya que en cada cajamarquino existe un coplista innato. 
Nadie se resiste al embrujo de la celebración, pues cada barrio tradicional como San Pedro, San Sebastián, Cumbemayo, La Merced, Dos de Mayo, San José y Pueblo Nuevo, dejan en libertad a sus patrullas y comparsas, compuestas íntegramente por gran cantidad de jóvenes entusiastas. Ellos tienen la festiva misión de visitar cada rincón de la ciudad, bailando y mostrando la colorida originalidad de sus disfraces. 
Al día siguiente se inicia el corso de Carnaval, uno de los más pintorescos espectáculos que se realizan en todo el Perú. Por lo menos sesenta carros alegóricos de cada barrio e instituciones desfilan por las principales calles de la ciudad y la Plaza de Armas. 
Ya el Martes de Carnaval ocurre el sentido deceso y velorio de Ño Carnavalón. Muchos salen vestidos de luto, y sus “viudas” no se cansan de llorar sobre su ataúd colocado en el barrio de Santa Apolonia. Mientras tanto, el pueblo “sufre” esta muerte con alborozo, aderezada con cigarros, licor y un suculento caldo de cabeza que es distribuido entre los concurrentes. 
El miércoles se realiza el entierro del Ño Carnavalón en los Baños del Inca. Allí, ante todo el pueblo cajamarquino, se lee el testamento de este personaje. En este documento deja picarescos y sarcásticos bienes a las autoridades y personajes del lugar, lo que causa la hilaridad total entre los presentes. Después de leerse el testamento, se procede a quemarse a Ño Carnavalón entre el “llanto” desconsolado de sus viudas.



TEXTO:http://www.diariohoy.net



Puno
El Carnaval de Juliaca es una de las fiestas populares más prolongadas del Perú. Juliaca es una ciudad comercial ubicada en el departamento de Puno. 
Los carnavales de Juliaca se inician el 20 de enero con el llamado Carnaval Chico en la Q’ashua de San Sebastián en el cerro Huaynaroque. Las familias hacen almuerzos abundantes en base a choclo (maíz), y chajchan coca para recibir bendiciones durante el año. El cementerio recibe la visita de los deudos, quienes adornan tumbas con globos, serpentinas, mixturas y se reúnen con música y bebidas para festejar los carnavales con sus difuntos. 
En este Carnaval se realizan muchos concursos y pasacalles con la participación de diversos grupos, reunidos en la Asociación de Conjuntos Folclóricos de Juliaca, que ensayan desde los primeros días de enero. 




Tradiciones milenarias 
Huamanga y Andahuaylas también son dos destinos de Perú que atraen por las tradiciones que existen alrededor de sus carnavales.

En Huamanga (departamento de Ayacucho), la ciudad de las iglesias, el Carnaval representa la cultura quechua, con música de quenas, cencerros, pitos y tinyas, y creativas canciones en quechua. Allí los temas del cancionero carnavalesco oscilan entre lo amoroso y la crítica a los abusos a que son sometidos los pueblos aborígenes. 
Las dramatizaciones, los gestos, los disfraces muestran la creatividad y el reclamo en estas fiestas de Carnaval a las que los quechuas llaman “pukllay”, que significa jugar o juego. 



En el distrito de Andahuaylas (departamento de Apurimac)los campesinos de la región concurren a las calles de la ciudad con sus danzas, su música y su alegría colorida y estruendosa, para vivir en esos días la diversión del Carnaval y olvidar la vida del resto del año, cuando es tema común la discriminación, el desprecio y el abuso. 
La música oficial de este Carnaval es el folclore, y entre las costumbres hay algunas pintorescas y propias de estas celebraciones, como la yunsa o cortamonte, un árbol plantado y especialmente adornado con globos y ornamentos. Las parejas bailan alrededor de él, tratando de cortarlo con hachas. El juego se acompaña con serpentinas y talco. 
Las parejas que logran cortar la yunsa serán los padrinos para la próxima festividad y deberán plantar otro árbol y adornarlo pintorescamente, y sus acompañantes más cercanos tendrán a su cargo la contratación del conjunto musical que actuará en la fiesta. 
Otra de las tradiciones ancestrales y que previene contra la violencia se llama siqullu, y consiste en lavar las ofensas que puedan haberse suscitado durante el año. El ofendido reta al ofensor con media o una docena de zurrazos en los carnavales. La realizan las comparsas en diferentes sitios públicos de la ciudad. Pasa un hombre al centro y en medio del silencio lo rodean en círculo, el hombre se arremanga los pantalones hasta las rodillas, y mira al gentío hasta que señala a alguien, que pasa al centro y se arremanga una pierna. Cumpliendo un rito, el retador se cruza las manos sobre el pecho y el retado baila alrededor con un zurriago trenzado en cuero que hace retumbar con chasquidos sobre el suelo. Y luego, ese látigo se enrolla castigando las pantorrillas de uno u otro, mientras los allegados a desafiado o desafiante, según su parentesco o amistad, cantan canciones desafiantes, a veces ofensivas contra el rival, y de exaltación y valor hacia el conocido. 
Después comienzan los brindis con chicha o aguardiente y todas las familias quedan en paz.




No hay comentarios:

Publicar un comentario